Wayne Shelton Van Hamme y Denayer – Reseña Cómic

Wayne Shelton Van Hamme y Denayer es una larga aventura sostenida y detallada en un código mercenario de contexto clásico.

Wayne Shelton Van Hamme y Denayer es una larga aventura sostenida y detallada en un código mercenario de contexto clásico.

 

Wayne Shelton, un seductor quincuagenario veterano del Vietnam
Wayne Shelton, un seductor quincuagenario veterano del Vietnam.

 

Un género dentro de otro género en un terreno explorado por muchos héroes como Indiana Jones, James Bond o Barney Ross personaje principal de la película de “Los mercenarios“, protagonizada por Sylvester Stallone. Estas series replicarían las escenas de persecución y carreras capaces de recaer en recursos gráficos de lectores mayoritarios, con carácter o categoría de espionaje, un thriller político, una actividad muy antigua y solapada en una intriga de ruidosa espiral de acción ,sin esforzarnos por entender las motivaciones que llevaron a equipararlas con la producción de genial narrativa, nos vale así, con cierto convencionalismo añadido a la obra.

 

 

 

 

Wayne Shelton Van Hamme y Denayer firman un guión que atrae asesinos a sueldo incluso en el momento en que Cailleteau ha tomado el relevo de Hamme en el cuarto volumen sin perturbar la continuidad de la serie.

 

Wayne Shelton desarrolla una psicología intuitiva y heroica dominada por una personalidad fuerte, un personaje entre XIII y Largo Wynch rodeado de mercenarios debidamente pagados que deben completar una misión. Se trata de una serie notablemente escrita por Jean Van Hamme, alternada con Thierry Calleteau y dibujada por Christian Denayer.

 

Los esbozos detallados en Wayne Shelton permiten precisar el decorado y los coches, hacerlo creíbles al máximo.

 

Las sagas francobelgas están reforzadas por varios títulos de corte aventurero y acción de diferentes perfiles, algunas no te decepcionan a pesar de su falta de originalidad. Hablamos de Wayne Shelton que a pesar de caer en ello, sus páginas nos brindan entretenimiento y un escenario de misiones delicadas, llenas de una imaginación muy fértil de notable estilo.

 

Un tímido homenaje a memorables personajes que hicieron del misterio y el ingenio una válvula de escape con un detallado sentido estético de misiones casi imposibles y persecuciones peligrosas; todas ellas en escenarios argumentados por el lápiz de Christian Denayer que en el arte de su oficio, la realización de distintas escenas, ambientes y países, descubre una singular forma de crear obras de arte como imperativo dentro del cómic.

 

Denayer nació en Lxelles (Bélgica) el 28 de septiembre de 1945, apasionado del dibujo se iniciara como diseñador gráfico en la editorial Le Lombard, destacando principalmente por los dibujos de automóviles, hizo numerosos anuncios de diversas marcas; Volvo, Renault, Citroën o Mercedes… abogándolo como un artesano de los vehículos.


Cuarto y último integral.

Darle vida al “gentleman viajero” que es Wayne Shelton, siempre contó con el entusiasmo de Chistian Denayer.

 

Trabajó siete años con Tibet y Jean Graton. Van Hamme le propuso la serie sin dudarlo, demostrando ya en el primer álbum ser un maestro capaz de dominar los espacios y la acción. Dividiendo la página en el esquema necesario, contribuyendo a la perfecta armonización. Representaba con precisión las armas para dotar de credibilidad visual al dibujo. Creaba decorados con múltiples elementos típicos, representando al dramatismo que hacia notar de manera sobresaliente, la amenaza que representaba el peligro, elevándolo a protagonista indiscutible, en numerosas viñetas.

 

Destacó sobre todo en la recreación de los autos, reconociendo que disfrutó enormemente dibujando el coche más icónico, un Aston MartinVanquish”, y varios vehículos. Todos ellos los dotaba de gran cilindrada y velocidad, con degradados en negro y brillos para imprimir giros serpenteandos por las curvas, o frenadas casi siempre de temerosas persecuciones, coches de alta gama, cuyo volante se ha puesto al servicio de un veterano de mediana edad, algo canoso y con carácter de líder autoritario.

 

En Wayne Shelton de Van Hamme y Denayer, la mujer ocupa un lugar preponderante. Y aunque Honesty sea la compañera “habitual” de Wayne, los dos viven vidas independientes.

 

Wayne es un personaje difícil de sostener en la realidad, pero de equilibrado carácter y oficio como para hacer de esta obra una lectura muy entretenida y reconocida por los lectores de corte aventurero. Entintada en un estilo que nos acompañara permanentemente, reconocemos en el personaje de Shelton el núcleo central de la obra. Una obra pormenorizada de peligrosidad y dotada con suficiente carisma como para hacerle un hueco en mi anaquel del noveno arte.

 

Los tonos rojos y amarillos son para la sangre y el fuego, el gris malva y el negro evocan el ambiente lúgubre.

 

El color claro y brillante potencia la acción y sensación de peligrosidad, aporta atractivo a la saga que sobrevive entre oscuras intrigas contra organizaciones criminales; se preocupa especialmente por el punto de vista y la perfección visual del conjunto, diferenciando cromáticamente las escenas con la frescura y variada paleta de Bertrand Denoulet un artista belga, nacido el 26 de marzo de 1964 en Tournai, colorista de varias serie; entre ellas Largo Winch, Dampierre… destacando por enriquecer el nivel de intensidad que el cómic le demandó en más de cien títulos.

La búsqueda de portadas para un nuevo álbum siempre daba lugar a animadas discusiones con el editor.

 

En general,Wayne Shelton de Van Hamme y Denayer tiene un tono que continua en el mismo punto, sigue el mismo esquema de historia siempre centrada en el carisma de un héroe de ritmo patriota y personalidad bien definida, con una cualidad de escape extraordinario. Deudora de un escenario clásico que continua sin el prolífico y talentoso Van Hamme y continuada por Calleteau.

 

 

Sin ningún apego por el futuro el personaje central de la serie lidera un equipo de mercenarios expertos en sus respectivas especialidades. A pesar del envejecimiento de su líder, sus misiones de elevada cuantía, perpetuan la serie en cuatro integrales de tres episodios cada uno ,reconciliando sin miedo a cansarte un universo Shelton muy bien construido, que tiene como punto de partida la aventura y el entretenimiento.

 

 

Unas fascinantes aventuras del gentleman mercenario

 

Dolmen Editorial recopila esta serie francobelga influenciada por el espionaje de acertados paralelismos con James Bond. En cuatro integrales de tapa dura con suplemento de Denayer y cuadernos de bocetos en el segundo, tercero y cuarto integral.

 


También le puede interesar;

JIM CUTLASS DE CHARLIER Y GIRAUD- RESEÑA

La bestia humana. Jean Renoir – Reseña

Manicomio. Una historia real

Reseña. Mientras dure la guerra.

¡Kota, ven! Takashi Murakami- Reseña Cómic


 

1 pensamiento sobre “Wayne Shelton Van Hamme y Denayer – Reseña Cómic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *