Madame de… Max Ophüls un universo abstracto

caratula Madame de

Madame de… Max Ophüls capta el acto de la seducción por exigencias de la banalidad humana, mientras la vida empieza a adquirir el carácter de un vals.

 

Madame de ...
Danielle Darrieux en Madame de …

 

 

Madame de… es una de las cuatro grandes películas que Max Ophüls rodó en Francia. Empieza construyendo un universo finisecular de juegos aristocráticos, capaz de convertir la elegancia en una simple máscara que disimula las debilidades. Ophüls coquetea con la sofisticación formal propia de las formas en la vida del siglo XIX. Ese mundo extinguido que se basa en la búsqueda de una simbiosis entre los personajes, los decorados y los movimientos de la cámara. En unos espacios sobrecargados de espejos, marcos y ventanas que otorga a los gestos, y a los personajes una dimensión elegante, mientras la lógica del azar provoca extrañas, pero significativas combinaciones afectivas.

 

La banda sonora está compuesta por piezas de orfebrería a cargo de George Van Parys, Oscar Strauss. Acorde con los gustos de la época (1900), el contexto histórico favorito de Ophüls.

 

El ritmo que unifica el relato la coreografía, lo acaba moldeando, y no es otro que el vals. La danza aristocrática por excelencia y símbolo del filtreo elegante. Sintetiza en un largo vals una relación forjada en varias semanas.

 

Su fuente de inspiración fueron los relatos literarios de Arthr SchnitzlerLa ronda (1950), El placer (1952), Lola Montes (1955) y Madame de… (1953). Y el reparto Danielle Darrieux, Charles Boyer y Vittorio De Sica también cineasta, uno de los más importantes de Italia, y que Ophüls supo compenetrar en un trabajo perfecto con Madame de… Un universo abstracto.

 

En ese corpus literario la obra maestra del director corona a la mujer, que adquiere absoluto protagonismo, una mujer infelizmente enamorada que subyace a una racha de ironía, que caprichosamente se cierra como una soga. En las películas de Ophüls la gente muere por amor e incluso cuando los personajes no mueren por amor, el amor muere. Algunos valientes cruzan la línea y transgreden las reglas porque para ellos la infelicidad es una cosa inventada.

 

 

La película se filmó en unos estudios de París, llevando al límite la estética.

 

El período de la película en la que habitan y el glorioso pasado del cine, llenan de sombríos presentimientos la época, que sólo se basa en la superficialidad, vestidos, joyas, criados… El negativo nos ofrece un retrato de ese mundo, en una espiral que nos proporcional el marco de referencia. Madame de… es sobradamente conocida, ella es la estrella de su propio mundo, pero el mundo está determinado por reglas y decisiones, hábitos y patrones encima de ella en la jerarquía.

 

Madame de… Max Ophüls es un universo abstracto y todo un ejemplo de lirismo y sensibilidad, el azar confundido con el destino.

 

Para comprender la perfección y el estilo de Ophüls. La cámara gira como metáforas que representan las vueltas que da la vida y sigue a los personajes que bailan en busca de la felicidad y se hace evidente en la estructura, las elipsis y los flashbacks, elementos de cierta modernidad.

Es preciso conformar la obra en cuatro actos elementales, transitados por la frivolidad, la pasión, la consolidación y la tragedia, con un tono marcadamente diferenciado en cada uno. El ritmo es perfecto y cada elemento del proceso contribuye al conjunto.

 

caratula Madame de

 

 

El director vienés nacido como Max Oppenheimer (1902-1957), caminó en el exilio desde los países asolados por la locura fascista en la década de los 30 rumbo hacia el sueño de Hollywood. Murió de una enfermedad cardíaca con tan solo 55 años, había realizado 21 películas. A menudo sus temas eran los mismos, la naturaleza transitoria del placer y la ilusión de la felicidad. Demostró su obsesión por los decorados y los giros de cámara que muestra un universo abstracto en el que los vals y las velas, se persiguen en sufrimiento para justificar la emoción.

 

 

 

 

 


Te recomiendo;

La Jauría de Cédric Simon y Eric Stalner. Reseña

Jiro Taniguchi: Barrio lejano y el eterno retorno

Una aventura de Spirou por Émile Bravo – Reseña Cómic


 

2 pensamientos sobre “Madame de… Max Ophüls un universo abstracto

  1. Fantástico post!!
    Un fim enorme….
    Gracias por tus palabras que nos acercan al mundo de Ophüls.
    Un cordial saludo Isabel Novoa de mi parte por tu gran labor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *