Quimeras de Ángel Gómez Rivero – Reseña

Quimeras reseña

“En Quimeras de Ángel Gómez Rivero aparecen, comprendidos por primera vez, los primeros relatos escritos y publicados por la Guía del Ocio del Campo de Gibraltar. Hablo de creaciones literarias que se inmiscuyen en los predios del misterio, la intriga, la fantasía, la ciencia-ficción, el terror… y hasta el humor”.

Ángel Gómez Rivero, del prólogo de Quimeras.
Quimeras, microrrelatos de fantasía, intriga, humor y terror de Ángel Gómez Rivero. Portada: Ismael Pinteño. Calamar Ediciones  2019.
Ángel Gómez Rivero
Ángel Gómez Rivero
Rivero, ex-profesor de la Escuela Politécnica Superior de Algeciras, apasionado y erudito del género fantástico, organizador de Algeciras Fantástika, crítico de cine a la vez que novelista (tareas que oficia de forma vocacional), también ha cultivado la redacción del microcuento, “relato muy breve, de una página o menos de extensión“.

En Quimeras, el autor del ensayo cinematográfico Cuando llora el lobo, antologuista para La huella del hombre lobo (ver), abunda tanto en el personaje del licántropo como en muchos otros, bien heterogéneos, algunos sin ligazón con el medio fantástico.

La riqueza de contenidos hace de la variedad su signo distintivo, permitiendo sorprender al lector de continuo.
Rivero conjuga, además, la fábula o relato moral, tradicionalista, casi siempre recubierto de franca, bienintencionada ironía, con el discurso fantástico en su doble faceta terrorífica o de ciencia-ficción. Toca varios palos, siempre con la pluma bien afinada pues la ejecución es limpia, la capacidad de síntesis, modélica, la melodía, armónica, a lo cual no es ajeno un contenido melo(música) dramático que recurre incluso a la prosa poética.

La Quimera es un ser mitológico que expele llamas, posee cabeza de león, vientre de cabra y cola de dragón.

En sentido práctico, la palabra en minúscula se aplica a lo que la imaginación propone como posible, verdadero, sin serlo. Quimeras de Ángel Gómez Rivero tiene apariencia de Quimera, su anatomía alucinante, y se conduce como una quimera.
A nivel estructural, el cuentista se sirve de la ingeniosa progresión descendente que dinamiza el ejercicio lector proponiendo una (turbadora) cuenta atrás donde cada nueva historia mengua en relación a la anterior; la narrativa fluye con agilidad al acortarse progresivamente su entraña de modo que el suspense discurre en escala ascendente conforme se contrae el dispositivo minificticio.

Cada cuento breve de Quimeras concluye de forma sorpresiva, a veces, recurriendo al humor, o al regocijo, otras a la turbiedad, a la desazón; siempre como broche final de la fantasía.

 

El microrrelato tiene como referentes a Hemingway, a Cortázar, Baltasar Gracián, un sinfín de escritores de distintas nacionalidades y épocas. Rivero no puede abstraerse a la influencia de esa tradición que enriquece la literatura universal (aunque hay mucho de Dickens en su mirada redencionista) pero las obras brevísimas del autor de La huella de Drácula también nadan (de forma consciente o no) en el océano (más maravilloso que ominoso) de lo audiovisual. Imposible no pensar en el mejor cine fantástico de episodios oriental, italiano o británico; en las películas de la Amicus, en el show televisivo Twilight Zone… y en sus finales sorpresa.
Resultaría prolijo, improductivo enumerar uno por uno todos los episodios o capítulos sin conexión pero tan similares, coherentes estilísticamente, de Quimeras. Además, parte de su elusivo encanto reside en el misterio que encierran. Hitchcock conocía bien el factor sorpresa, su importancia climática dentro del filme; el cineasta lo aplicó con acierto a obras personalísimas como Psicosis. Rivero emplea inteligentemente los recursos narrativos a su alcance para conducir cada historia hacia el lugar más idóneo, mejor indicado para sus regocijantes propósitos; el sitio más idóneo, aunque no tenga porque ser el más razonable.


También le puede interesar:

Arrebato. Iván Zulueta – Reseña Cine

Flamenco y cine de Carlos Aguilar y Anita Haas.

Fellini Satiricón – Reseña


 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *