Seton el naturalista viajero 1 al 3 – Reseña Cómic

Seton reseña Cómic

Con Seton el naturalista viajero es difícil no conmoverse una vez más, el sobresaliente trabajo del eterno poeta del manga Jiro Taniguchi en colaboración con Yoshiharu Imaizumi, ficciona la historia real de un pintor y naturalista estadounidense.

 

En mi constante de dar a conocer en Séptimo y Noveno el trabajo de Taniguchi hoy reseñamos una obra maestra del cómic. Un trabajo de gran belleza y tono impactante que ha perdurado en el tiempo.

Iremos conociendo el origen de una leyenda combinada en una estructura que gira entorno al hombre y la naturaleza. Una serie intrincada en una relación ambiental que adquiere un matiz mágico.

Una búsqueda que termina siendo un homenaje a un estilo de vida encumbrado por la huella indeleble de su autor.

 

Seton alcanza momentos de absoluta serenidad y armonía confiriendo en el naturalista británico Ernest Thompson el majestuoso medio natural. Postulado como camino indagativo entre el arrogante alma humana y el himno animal de finales del siglo XIX en el oeste americano.

 

Seton cohesiona historias de momentos especialmente significativos, con tiras especialmente hermosas del mundo salvaje, complementándose mutuamente.

 

 

A través de varios volúmenes Taniguchi (ilustrador) y Imaizumi (autor) trata de abordar las distintas edades de Thompson a lo largo de la biografía gráfica. La relevancia de estos títulos queda ilustrada en historias de diferente fauna, una constante que encontró en sus numerosos viajes. Por lo tanto el manga que mantiene como absoluto protagonismo la pasión que lo llevo a estudiar la naturaleza, un universo de contexto confrontado con la supervivencia de los animales.

 

 

Seton el naturalista viajero
Seton el naturalista viajero

Desde el primer tomo Ernest se retiraba al bosque para dibujar y estudiar animales aprendiendo un cúmulo de habilidades al aire libre, denominadas Woodcraft (arte de los bosques).

Una atmósfera con referencia naturalista y espíritu aventurero fascina al eterno Taniguchi, mientras los personajes reflexionan en su propia identidad con una intencionalidad que funciona deliciosamente, se identifican fácilmente volumen tras volumen.

 

En 1898 Ernest T. publica un libro donde relata historias de diferentes animales sobretodo de los lobos, magistralmente trazado en el lápiz de Taniguchi.

 

 

 

La etapa inicial, en el primer volumen “Lobo” El rey, se entrega a los fundamentos y trabaja con maestría, los trazos de cada género en él incluido. Por lo visto, las manadas de lobos muestran estrategias de caza complejas y se aprovecha la pelea entre hombre y lobo para detallar la patria de unos vaqueros y unos animales impregnados de un espíritu salvaje. Los lobos suelen organizarse en manadas siguiendo una estricta jerarquía social. Por lo tanto se cree que este alto nivel de organización social tenía que ver con el éxito en la caza.

 

Digno del complejo universo creativo de Taniguchi, Seton golpea emocionalmente al lector en su planteamiento.

 

Los primeros planos ilustran el Valle de Currumpaw, en Nuevo México, por lo general se enmarcan en el en contexto natural en el que se mueve la precisión de las emociones que nacen de cada página. La expresividad de los dibujos suscita un soliloquio sobre la crueldad animal que constituye una denuncia en nuestra sociedad hoy en día.

 

Los paisajes son grandiosos y el realismo animal muy bien representado, todo un manga unificador y mediador entre el hombre y el animal cuya evolución constante alimenta nuestra reflexión.

 

Para continuar, el segundo volumen “El joven y el lince” viaja al pasado con un protagonista  quinceañero que se orienta al encuentro de su amigo Tom y sus dos hermanas. En un hermoso entorno los autores dividen cada página en una lucha de supervivencia en paralelo entre el ser humano y un lince.

 

Este título consigue transmitir los valores de la amistad y también de la familia, una historia que toma inspiración en una granja aislada, situada en un bosque primitivo, un lugar inexplorado del estado de Ontario, Canada.

 

La primavera de 1875 marcaba un destino a través de lagos y canales, la granja de Fenebonk en las cascadas de Fenelon.Un lugar recóndito y fácil para descubrir toda clase de animales y también pájaros, la pieza central de la serie. Jiro consigue transmitir los fondos frondosos y se concentran en la naturaleza que alterna protagonismo con un retrato llamativo, mostrando alguna tira completa cuando quiere darle más espectacularidad a una acción concreta. El lápiz utiliza con solvencia el plano y define la anatomía de una madre lince, enfatizando la agresividad al saquear los recursos    humanos para acercarse fidedignamente a la ley de la supervivencia.

 

Seton Jiro Taniguchi

 

Jiro Taniguchi y Yoshiharu Imaizumi nos han venido familiarizando con distintas historias en una serie de cuestiones morales de respuesta sencilla. Una amalgama de detalles de tremenda personalidad y carga emocional.

 

Con el volumen 3 “Sandhill Stag el tiempo fluye más lentamente y el invierno canadiense parece no terminar nunca, Seton cumple 22 años. Sus momentos contemplativos en formato cómic impulsan la biografia a registrar cuidadosamente todas sus observaciones en el cuaderno de campo de Sand Hill.

 

Parecía que el naturalista que Seton había soñado ser, desde su infancia, alcanzaba en un ciervo una especie de grial. Cuyo cometido era dar a conocer al mundo por medio de la descripción, con dibujos y también palabras, la naturaleza y la vida de los animales que habitan en ella.

 

Manteniendo toda la intensidad de las azañas perfectamente escenificadas. Una compilación de amor al cosmos natural que le había inculcado Sandhill Stag y el camino que él debía seguir.

Seton el naturalista viajero domina el manga clásico de cultura popular. Reproduce el bitono de tratamiento dramático y línea clara con perfecta armonía de desarrollado sentido en la narrativa.

 

En resumen, Ponent Mon incluye otra vez la aventura en el catálogo, (2010 y 2011) tres volúmenes de los cuatro que conforman la serie, (el cuarto nunca fue publicado en España) descatalogados actualmente. Una edición de encuadernación rústica sin páginas a color; respaldada por la riqueza del personaje si se tiene en cuenta que parte del itinerario nos acerca a la verdadera leyenda.

 

Ernest Thompson Seton: uno de los primeros pioneros de la escuela moderna de escritura de ficción animal. Autor del manual de los Boy Scout entre su numeroso legado…

 


Le puede interesar;

¡Kota, ven! Takashi Murakami- Reseña Cómic

La bestia humana. Jean Renoir – Reseña

Chick Bill, Tibet. Integrales – Reseña Cómic


 

 

 

1 pensamiento sobre “Seton el naturalista viajero 1 al 3 – Reseña Cómic

  1. Una reseña preciosa y muy sincera. Gracias por dar difusión a estas obras de arte que, al menos en mi caso, me resultan totalmente desconocidas. Una maravillosa oportunidad de descubrir unas páginas tan bellas e inspiradoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *