Gus 1- 4 Christophe Blain – Reseña

Gus es un hilo conductor que satisface un sueño de infancia, el de hacer un western. Y este lo firma metafóricamente con un rotulado convulso en algunas viñetas y desprendiéndose de cualquier regla a seguir.

Gus álbum 4

Gus álbum 4

 

 

Gus., álbum del 1 - 4
Gus., álbum del 1 – 4

 

 

 

El dorado, mítica ciudad, que no encajar plenamente en el salvaje oeste, sitúa a tres inseparables amigos, Gratt, Clem y Gus .

Ellos abren la serie con el primer volumen,  1.- (“Nathalie“), el sentimiento de culpa de Clem protagoniza el segundo, 2.- (“Bandido guapo“), el narigudo vaqueero  se enamora de una cajera en el tercero, 3.- (“Ernest“) y tras ocho dilatados años Norma publica el 4.- (“Happy Clem”), basado en Phineas Cage.

Un personaje real, ex capataz de ferrocarriles con una personalidad cambiada debido a los daños sufridos tras un accidente. Una barra de hierro cruzaba su cráneo, sufriendo cambios notorios en su personalidad y temperamento detallado en excelente equilibrio, dando a este cuarto tomo voz propia y madurez a los personajes.

 

 

 

 

 

Christophe Blain, historietista francés firma la serie ambientada en el profundo oeste, manchado por una atmósfera irreal. Sembrando referencias cinéfilas y dramas íntimos. Casi un burdel por universo y un aumento de violencia que crecerá en cada álbum. O como diría la generación nocilla un “western afterpop”.

Toda una declaración de intenciones. Una parodia sin llegar a ello, que sutilmente romperá los cánones gráficos e inundará el mundo de las emociones desde su personalísima visión.

Gus tiene varias interpretaciones, quizás te repela el dibujo de caricaturas exageradas, tiene una sensibilidad distinta y una expresividad potente. Las interpretaciones son en medida heredadas de películas y cómics, todas llenas de improperios propios de genialidades. Es verdad que me costó entrar en las historias, pero con este cuarto tomo me rindo, con el narigón, reconoceréis rápido la capacidad que tiene de ingeniárselas en un universo referencial y personalísimo presionando el lápiz en un trazo dinámico.

 

Las referencias al cine se suceden a lo largo de los cuatro álbumes de la serie.

Jugando con los genios clásicos de la cultura cinéfila. Con innumerables rostros de actores conocidos, engrosando el misterio en viñetas prolongadas, páginas sucesivas y diálogos cortos y concisos con la alternancia de color y técnica. Los personajes se revelaran por la acción, más que a través de la palabra,  donde crece la trama. Intencionadamente, su economía visual es un guiño a Rififi de Jules Dassin o Ladrón, de Michael Mann marcando así la influencia del séptimo arte.

 
 

La mujeres irán ganando importancia como objeto de fascinación mostrando a lo largo de las viñetas el papel de la mujer sumisa. Ello reflejará el cine de Sergio Leone en los clichés de los spaghetti westerns.

 

En el dibujo se nota la espontaneidad en los personajes, de manera deliberada, sin insistir en los detalles. El fondo como forma de protagonismo, vivir el universo del oeste, los paisajes, todo el trabajo con pluma, le imprime muchísimo carácter. Lineas sucias y dinámicas, de una manera muy reflexiva y la coloración inteligente utiliza el punto de vista de Clemènce, dando más coherencia al álbum como acento necesario.

 

El fondo como forma de protagonismo.

 

Publicado por Norma Editorial con gran calidad de reproducción y papel, quizás se echa en falta algún extra. Los volúmenes son de tapa dura y aproximadamente 100 páginas cada uno.

Muy recomendable, te dejará con ganas de más.


 

También podrían interesarle…

 

THORGAL. Integral-2 de Grzegorz Rosinski y Jean Van Hamme – Reseña

Adler INTEGRAL 1 y 2


 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *