El hombre que mató a Lucky Luke – Reseña

El hombre que mató a Lucky Luke

El hombre que mató a Lucky Luke

El hombre que mató a Lucky Luke de Mathieu Bonhomme nos sorprende con la anunciada muerte de un mito, un héroe que disparando es más rápido que su sombra. Una reapropiación del personaje creado por Morris y Goscinny al margen de la serie oficial.

 

El hombre que mató a Lucky Luke
El hombre que mató a Lucky Luke

 

Desde la primera página de El hombre que mató a Lucky Luke, nos muestra una historia que se torna interesante, nos enfrenta al final de Lucky, él está boca abajo entre el barro. Muerto… Nos conduce a un punto de amargura ante el final de su vida… Unos días antes un vaquero llegaba a Froggy Town en busca del oro desaparecido.

 

EL HOMBRE QUE MATÓ A LUCKY LUKE
El hombre que mató a Lucky Luke, primera página. Luke llegando a Froggy Town

 

El hombre que mató a Lucky Luke nos muestra un Luke cansado, ni él mismo está seguro de cuanto tiempo ha estado vagando por las llanuras del oeste americano.

 

El regreso de varios personajes reescriben al vaquero emblemático y atemporal. Con El hombre que mató a Lucky Luke tenemos una extensión de nuestro héroe sin el cigarrillo, pero lleno de giros, vueltas y guiños al universo de Raoul Walsh, Howard Hawks, John Ford, Sergio Leone… El poncho de Eastwood está entre las referencias cinematográficas tapando su delgada figura, así mismo el título del álbum es un guiño a la película El hombre que mató a Liberty Valance. El personaje de Doc Wednesday es en honor a Doc Holliday. Y en el cementerio De Froggy Town, el dibujo muestra una tumba con los huesos de Morris de Bevere, en homenaje a Morris por su verdadero nombre que fue Maurice de Bevere.

 

El vaquero más rápido que su sombra parece más vivo que nunca en El hombre que mató a Lucky Luke es una nueva dimensión, con un clasismo muy asumido.

 

El tono es más serio y el ambiente tenso, lejos de las bromas habituales, pero con un escenario más inteligente que le permite contar la historia como si en paralelo transitaran pasado y presente, congregando el respeto por los códigos heredados de un héroe carismático en una ciudad aislada y enfrentradas con la injusticia que reina en la comunidad.

 

Las páginas estan conformadas con una composición muy acertada, imprimen un ritmo que no da tregua y te alcanza con suficiente tiempo para meterte en la historia, la pelea en el salón empieza con la secuencia de un puñetazo en un primer plano, otro golpe en el hombro y luego en todas las direcciones, con infinidad de personajes golpeándose entre si… Todo un reto de intenciones, Bonhomme referencia a los anteriore autores desde unos planteamientos comunes pero actualizando el mito.

 

En esta obra el guión, el dibujo y la elección de los colores son realmente muy acertados, se ve la evolución que no es sino una modernización de los trazos.

 

el-hombre-que-mato-a-lucky-luke-2
Pelea en el salón del interior de El hombre que mato a Lucky Luke

 

Gráficamente como comentabamos en líneas anteriores, estructura a la perfección las viñetas en cada tabla dotándolas de una fuerte personalidad. El personaje se viste de un detallado y fino trazo con una paleta de colores uniformes de tonos amarillo, verde, marrón o azul, respetando el códice heredado del maestro. El dibujo atenúa los movimientos de la multitud y dota de realismo la expresión de las caras, manteniendo una afiliación con la línea clara de Morris… Incluso en el ritmo de la aventura que recupera el recuerdo de historias ya leídas dejando un universo entre el homenaje y la modernización sin penalizar la leyenda. A pesar de proclamar la muerte de un mito, Matthieu Bonhomme nos muestra que nunca ha estado tan vivo, nunca has tenido tanta suerte Luke has resucitado bajo los trazos de un lápiz.

 

La edición de Kraken es excelente, la textura del papel es idónea y en cartoné. Con este álbum se demuestra que revivir a los personajes clásicos de manera respetuosa, se puede hacer sin necesidad de construir historias vinculadas al pasado. El historietista galo consiguió el premio Saint Michel 2016 al mejor álbum en la ciudad de Bruselas por el título que nos ocupa.


 

Te recomendamos    

  Manicomio. Una historia real              

             ¡Kota, ven!                    

La bestia humana. Jean Renoir – Reseña

 


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *