Bruno Brazil de Vance y Greg – Reseña Cómic

Bruno Brazil

Bruno Brazil

Bruno Brazil de William Vance y Greg firman el thriller negro de la época, a la sombra de un período influenciado por el cine.

 

 

Bruno Brazil de William Vance y Greg nació el 17 de enero de 1967. Un joven dibujante desarrolló un héroe con estilo propio, inteligente y eficaz, con aire desenfadado y cabellera blanca, peinada de forma descuidada, elegante y con permiso para matar. Hablamos de Bruno Brazil, un agente del servicio de inteligencia americano, con una mirada calmada y nervios de acero, sin temor a tomar ningún tipo de riesgos. Un trazo de vanguardia iniciaba una serie de aventuras a medio camino entre espía y género policial.

Personaje principal.
Personaje principal.

 

De manera inconsciente el elegante agente albergaba cierto parecido con Bernard Prince, sobre todo por el cabello blanco pero la idea resultaba natural en el pincel de Vance, queria imprimir misterio, profundidad y una sensación de dilatada experiencia; descatar por esa particularidad entre los personajes de la escuela franco-belga le parecía perfecto debido a la simplicidad, con la principal cualidad de crear un intrépido agente secreto en un universo de acción. Su intención era la de buscar una nueva generación de lectores.

 

Bruno Brazil de Vance y Greg inagura el thriller negro de la época.

 

Michel Grerg se encargará del guión de la serie, se esconde en uno de sus dos nombres reales, en este caso “Louis Albert” para evitar críticas como acaparador. Ocupaba un puesto como redactor jefe en la revista Tintin, donde publicaba varias series de su autoría.

 

Quiere aportar algo nuevo en el desarrollo de las historias, y le proporciona la originalidad prestada, todavía sin explotar de James Bond. La acogida por parte del público supera todas las expectativas y evoluciona en una sucesión de historias completas como afiliado al Servicio Secreto, que alterna con las pesquisas propias de un investigador todoterreno.

 

Los primeros volúmenes de la serie son bastante ingenuos en su trama.

 

Desde la creación del personaje, con el paso del tiempo pasará al siguiente nivel, marcando la diferencia en un cóctel de referencias muy influenciadas por el cine, definiendo todo un carácter. Fantaseó dándole al imaginario héroe misiones cada vez más complejas, se rodeará de un equipo denominado “Comando Caimán”, formado por aventureros del mismo calado psicológico.

Whip Rafale, experta en el manejo del látigo y poseedora de unas habilidades que sorprenderán a más de uno, trabajaba en un circo antes de unirse a Brazil. Texas Bronco, destaca por sus dotes para el rodeo y su vigorosidad. Billy Brazil, hermano pequeño de Bruno destaca por su disciplina formada en una escuela militar, está entusiasmado por formar equipo con su admirado hermano. Big Boy Lafayette, alias “Big Boy”, antiguo jockey que maneja muy bien el yoyó de acero y Gaucho Morales, un canalla que pasó varios años a la sombra, imprescindible por su talento y contactos. Personajes en discordia que aportan mayor juego, aunando en su constante imaginario.

Bruno Brazil
Bruno Brazil

 

 

 

Asi mismo la idea de formar un equipo de pasado turbio está nutrido del celuloide, Los siete magníficos o Doce del patíbulo son parte de aquellos años. Vance no duda en agrandar la viñeta y Greg añade una escalada de violencia como factor de autenticidad, demostrando compenetración y mucha química entre el trazo y la trama.

 

Bruno Brazil es precursora de XIII, de hecho, fue la serie que consagra a Vance en el campo de la acción.

 

 

 

A medida que se van sucediendo los episodios las tormentas de fuego enfrentarán a Gaucho Morales, Bruno Brazil y el Comando Caimán. Morales dejará de ser un personaje secundario y se convierte en una figura esencial… añade peligro a cada esquina de las páginas.

 

Vance con el permiso de Greg viaja sin salir de su taller, inspirándose en abundante documentación, libros, periódicos y revistas como National Greographic. Cambia el formato de las planchas y sigue el movimiento gráfico experimental, cuyo precursor fue Philippe Druillet con Lone Sloane.

 

El Ford Mustang 302 Boss de Bruno Brazil y el Prorsche Targa 911 que conduce Gaucho Morales demuestran que los vehículos ocupan un lugar importante en las historias como una característica inherente. Equipaban un potente motor para las persecuciones y frenadas en seco, donde intensificaba la luz trasera la sensación de movimiento, esencial en las viñetas, dibujaba líneas horizontales hasta el límite de los neumáticos. Los detalles de los cromados y parachoques los realza con reflejos y brillo.

 

El clasicismo se considera desfasado y se revolucionan los códigos de la BD.

 

La serie imprime aire fresco con una chica nueva llamada Cheree Lamour, el tiempo de los héroes inmortales ha pasado y los personajes de papel tienen que mostrar alma, cualidades y defectos. Pasa el tiempo y la demanda necesita acercarse más a las necesidades del lector. Greg idea dosis de misterio, el trazo de Vance combina un realismo elegante que nos ofrece con menos color, las tonalidades en gris oscuro adquieren un aspecto más homogéneo, más reconocible en las aventuras propias de los cómics actuales.

 

Integrales de Bruno Brazil editados por Ponent Mon

 

Es verdad es que no alcanza el nivel de genialidad y adolece con historias un poco densas, pero la viñeta potencia una acción muy atractiva contada con ritmo de suspense con un trabajo gráfico de altura. Se reunen por primera vez en tres volúmenes integrales de gran formato y tapa dura donde se agrupan toda la serie; incluyen un extenso dossier en cada tomo que profundiza en la historia que envuelve al personajes y sus autores.

 

Bruno Brazil

La serie termina con 11 tomos, en los últimos sacrificarían a varios personajes secundarios.

 

Laurent-Fréderic Bollée y Philippe Aymond resucitan a Brazil en el 2019, cogen el testigo donde Greg lo dejó, coherente con el espiritu inicial de la serie. Esperaremos con ansia la llegada a España del Comando Caimán y sus aventuras.

 


Te recomendamos;

La bestia humana. Jean Renoir – Reseña

JIM CUTLASS DE CHARLIER Y GIRAUD- RESEÑA

Diente de oso. Alain Henriet y Yann – Reseña

Undertaker. De oficio director de funeraria

¡Kota, ven! Takashi Murakami- Reseña Cómic

 


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *