Diamantes en bruto – Ben Safdie, Joshua Safdie – Reseña

Adam Sandler deslumbra en una intrépida versión del siglo XXI, un antiguo estereotipo del avaro comerciante judío, en el curso de una deslumbrante montaña rusa.

Fotograma de Diamantes en bruto.

Antes que nada, quiero introducir a los autores de Diamantes en bruto, los hermanos Safdie, Joshua y Bennie; que se dieron a conocer a el gran público con «Good Times«, su tercera película, protagonizada por Robert Pattison y recibida con aplausas en la seccion oficial de Cannes.

 

En este caso, vamos a hablar de, UNCUT GEMS estrenada en España con el titulo «Diamantes en bruto» directamente en Netflix, estamos quizá ante una de los títulos más interesantes de este año. No da respiro, el ritmo frenético está representado por un excelente Adam Sandler. Su trabajo es increíble. La película nos presenta a un joyero neoyorquino del mítico barrio judío, que negocia en la compraventa de joyas de alta gama pero a su vez se juega todo lo que gana en apuestas deportivas. Lo que le lleva a trapicheos, prestamistas, deudas, persecuciones y todo tipo de males, su personaje es despreciable, no respeta a nadie y sólo busca su propio beneficio, estamos ante un trilero de primer orden.

Howie protagonista de Diamantes en bruto, dirige una joyería en el distrito de Nueva York

 

Todo arranca con una misteriosa gema sin tallar, que Howard Ratner (Sandler) compra en el mercado negro para conseguir tajada, de repente uno de sus compinches, le presenta a la estrella de la NBA Kevin Garnett. Ratner le empieza a engatusar para hacerle creer las maravillas de dicha gema y todo se convierte en un enredo de empeños y apuestas, salpicadas con su vida cotidiana, a velocidad de vertigo.

Un protagonista adicto al juego que se convierte en un profesional del engaño

El personaje de la amante, en Diamantes en bruto esta interpretado de forma magistral por Julia Fox, que debuta en esta película y de que manera. En el otro lado del triángulo nos encontramos a la esposa, Idina Menzel, reconocida cantante, por su papel de Elsa en FROZEN. Y su «Let it go», nada menos, ambos personajes representan dos caras de una misma moneda, que Ratner lanza al aire y utiliza a su antojo . Para los que somos niños de los 80, el momento Principe de Zamunda es oro puro; junto a una secuencia en un armario. La pelea en una discoteca con una estrella real de la música, una paliza que acaba en un maletero, todo es un suma y sigue, que cada vez nos asfixia más y más, pero nuestro timador particular. Siempre encuentra la manera de escapar y no pagar.  

 

Destacar en el reparto a dos actorazos secundarios, por un lado a Eric Bogosian, también monologuista. Hacia años que no lo disfrutábamos en cine. Además con el papel de malvado de la función, su momento, encerrado en la entrada de la joyería… está alucinante. Y por otro lado el siempre reconocido Judd Hirsch, el judío del cine, que interpreta siempre al pater de una familia judía, y aquí lo vuelve a hacer, sólo por su escena en la subasta, merece reseñarlo. Diamantes en bruto, la cinta dura unos 135 minutos, y se disfruta sin descanso, de principio a fin.

Fotogramas de la película.

En la producción ejecutiva, nos encontramos la mano de Martin Scorsese, lo que confiere un sello de calidad. Aunque sobre todo la pequeña pero gran productora A24, que en solo 7 años ya ha hecho historia; descubriendo jovenes talentos como Ari Aster, Robert Eggers, Greta Gerwig, oganando Oscars como en  MOONLIGHT, le dan un caracter muy especial a esta obra, que en ningún momento te dejará indiferente. Otro elemento a destacar es la banda sonora de «Oneohtrix Point Never«. Bajo la batuta de Daniel Lopatin, músico experimental, que aporta a la película una atmósfera muy especial.

 

DIAMANTES EN BRUTO, es como tomarse tres cafés, con unas gotas de aguardiente, y jugárselo todo a una carta. Sin importar nada, donde la probabilidad, el riesgo y la falta de miedo son los ingredientes básicos. Sobre los que los hermanos Safdie construyen una de las mejores películas que podrás ver este año.

 


 

Te recomendamos      

      ¡Kota, ven!                

                La bestia humana. Jean Renoir


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies