Residencia arcadia – Reseña

Un retrato del paso del tiempo: Residencia Arcadia.

residenciaarcadia1-600x700

El autodidacta argentino pero afincado en Italia Daniel Cuello nos narra múltiples historias/biográficas concatenadas entre sí mientras realiza guiños constantes que el lector avezado irá encontrando desde la misma portada del cómic imitando la portada archiconocida de Abbey Road (The Beattles).

Cuida el detalle, en cada viñeta, transmitiendo vida y sentimientos pues como uno de los lemas que mueve a Cuello “el diseño no es necesario, es inevitable” (del quasi octogenario Ronald Shakespear).

 

Un estilo que nos podría recordar al de Arrugas.

 

Llega a las estanterías de la mano de la editorial DibbuksResidencia Arcadia”, con un estilo que nos podría recordar al de “Arrugas” pero con una narrativa fragmentada en historias cruzadas con viñetas jugando con el tiempo. Una novela gráfica con recuerdos al teatro y con un buen gusto por la caracterización de cada personaje, el uso neutro y concreto de cada color, cada tono, da vida a nuestra peculiar comunidad de vecinos que trata de anclarse en el tiempo.

 

Sus respectivas vidas según el parámetro de un viejo régimen que han vivido y viven.

 

Es una dictadura militar que amenaza con terminarse, pero todavía con suficiente fuerza como para mantenerse en la rutinaria disputa del miedo a lo desconocido. Desean mantener a toda costa la monotonía de sus vidas intacta, indemne y, así, mantener una falsa seguridad de inmortalidad.

Arcadia proviene del griego que hacía mención a una región de la antigua Grecia que con el devenir de los años se ha convertido en el nombre de un país imaginario para diversos poetas y artistas en la época del Renacimiento y Romanticismo. Hacía referencia a un lugar en plena felicidad donde la sencillez y la paz conformaban un ambiente idílico; donde la población y la naturaleza vivían en comunión. A medida que avanzamos en sus páginas con giros que va hacia atrás en cada vecino, su vida, sus entresijos que conforman las particulares de su ser actual; que le hacen ser como son.

Es así como el autor nos presenta la comunidad. Rápidamente nos daremos cuenta de que lo que prima es todo lo contrario con relaciones complicadas, temores, resquemores, odios e incluso celos que se entremezclan para dibujar al ciudadano actual y probablemente a tantas comunidades de vecinos actuales. La felicidad y la tranquilidad se ven interrumpidas constantemente por la desazón, la desconfianza, el miedo, el ruido atronador de una minicadena musical o bien de un camión; y la relación con el mundo de la naturaleza y el animal va a irse apagando como lo hacen los fríos y lóbregos días de invierno.

RESIDENZA ARCADIA cubierta ESP.indd

En conclusión, Residencia Arcadia se le presenta al lector como la comunidad perfecta, ideal, noble, antigua, con décadas de solera que se estrella con una sociedad, en contrapunto, que crece y que empuja al pasado para hacerse un hueco. Se deja ver como se aproxima un nuevo amanecer sin decaer el interés en ningún momento.

 

También te recomendamos desde SéptimoyNoveno… Geisha o el sonido del shamisen, Reseña – Annemarie – María Castrejón y Susanna Martín o Reseña – NIETZSCHE Crea tu libertad. Onfray – Le Roy

 

 

 

 

(Por expreso deseo de la comicteca y en honor a la verdad esta reseña se PUBLICA ORIGINALMENTE EN La comiteca, bajo mi autoría Isabel Novoa. Y bajo la corrección del Sr. Rodrigo Pérez Miguel)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies