Icono del sitio Séptimo & Noveno Arte

Mr. Robot, ¿Realidad o ficción? – Reseña

Mr. Robot ¿Realidad o ficción?, tiene un arranque brutal, es necesario contextualizar esta serie, entrar en la mente de Elliot es una tarea que Sam Esmail ha conseguido muy bien. Un pasado oscuro, problemas para socializarse y un permanente pesimismo, nos llevará a una “desidencia mercantilizada” sometida por el sistema.

Protagonistas de Mr. Robot, ¿Realidad o ficción?

 

 

Vestido de justiciero cibernético con suaves notas a venganza y justicia, con voz en off y atmósfera de thriller (psicológico concretamente); oscuro, excelentemente hilvanado en aspectos generales.

 

En doble temporalidad y ambiente sombrío, con bordes de locura en Mr. Robot, ¿Realidad o ficción?

 

Sabe encajar el discurso en un contexto contemporáneo denso y pesimista, golpeando duro al sistema y a una sociedad adormilada. Mr. Robot, ¿Realidad o ficción? se rueda en un contexto de capitalismo despiadado, lleno de desigualdad, permitiéndonos acercándonos al universo de la ficción.

 

Marcando la diferencia por el original uso de la composición  en un mundo ultratecnológico, controlado por grandes corporaciones como Allsafe.

 

Al inicio de la temporada de Mr. Robot, ¿Realidad o ficción?, empieza el viraje del personaje con la caída del sistema capitalista. Sufre un trastorno de personalidad que le hace desdoblarse continuamente y cimentará unas ganas de incordiar,  la realidad que él nos presenta, la que vive y la que recuerda, no son la misma llevándonos a un laberinto y tensos ires y venires.

 

En la tercera temporada podemos ver los esfuerzos de Elliot para salir del laberinto que es él mismo. Mientras Dark Army sigue moviendo los hilos del mundo amenazando cambiar el ritmo de la humanidad, reconociendo a los verdaderos aliados y a los verdaderos enemigos comprometidos con la causa. Manteniendo el nivel y dándonos episodios en plano secuencial de principio a fin, que unido a una gran banda sonora son todo lo que necesitas para prenderte a la pantalla de la montaña rusa emocional.

Imagen del protagonista de Mr. Robot, ¿Realidad o ficción?

 

En varias ocasiones el dólar será sustituido por E-coin en las calles, pretendiendo establecerlo como moneda de referencia global. Mucho ha cambiado el mundo en el universo de Mr. Robot, pero todos sabemos que la misantropía del hombre moderno, no puede aspirar a la felicidad porque para cambiar el futuro o el pasado se debe cambiar el presente. Y si algo vamos aprendiendo con Elliot es que siempre nos cuenta la mitad aunque vemos, lo lejos que son capaces de llegar.

Esta serie es un reflejo de la sociedad.

 

Al fin y al cabo, la televisión es un fiel reflejo de la sociedad o eso dicen, un rasgo cultural, político o tendencias, ahora mismo la crisis política, económica y la vigilancia a través de la tecnología forman parte del discurso diario, una filosofía de reflexiones básicas que funcionan en el perfil de la serie con un carácter resolutivo y perspicaz de Elliot sobre la forma y sobre el fondo.

 

En conclusión, Esmail mientras guionizaba la idea con intención de hacer una película, debido a la complicada trama, derivo en formato seriado con referencias a Kubrick, Blade Runner o El Club de la lucha… resurgiendo un ambiente más actual y oscuro con ataques a servidores, cambios de DNS verbalmente con técnica exacta mientras comenta la importancia de los metadatos poniendo como ejemplo las fotografías que se suben a las redes sociales.

 

En definitiva el estilo errático y confuso con una vaga distinción entre realidad e ilusión consigue con creces una atmósfera previa al apocalipsis.

 


 

 

Te recomendamos…

  Reseña – Cantando bajo la lluvia,

Borgen (Serie de TV- 3 Temporadas)

Geisha o el sonido del shamisen.


 

Salir de la versión móvil