Icono del sitio Séptimo & Noveno Arte

La divina comedia de Oscar Wilde, Javier de Isusi – Reseña

Wilde fue el esteta, escritor, poeta y dramaturgo más preponderante del Londres victoriano tardío del siglo XIX. Javier de Isusi, wildeano como así lo reconoce, encuaderna los últimos años en una figura desgastada capaz de garantizar el individualismo del ser.

La divina comedia de Oscar Wilde, Javier de Isusi muestra la magia de la luz y el ambiente bohemio de París. Apoyado en las poses y costumbres de la época. Caricaturizadas en la hipocresía que resulta vivir con una máscara de moralidad o falta de ella.

 

Javier de Isusi, (Bilbao 1972) arquitecto, viajante incansable, fecundo… En busca de una vocación que lo perseguía desde niño. Se inicia con una tetralogía en blanco y negro. “Los viajes de Juan Tierra” (Astiberri), “La pipa de Marcos”, “Río loco” y “En tierra de los sin tierra”. Mientras recorría parte del planeta iría contando historias. Con «He visto ballenas», (Astiberri 2014). Es nominado a todos los premios de festivales de cómics más importantes de España y Francia. La divina comedia de Oscar Wilde la inició en el verano del 2014, tardó casi cinco años, en desarrollar una verdadera OBRA MAESTRA del noveno arte.

 

La divina comedia de Oscar Wilde demuestra las muchas posibilidades cultas del cómic. Teje una narrativa, a partir de pequeños fragmentos configurados a modo de entrevistas, que respaldan en representación teatral los personajes fundamentales. Se reconstruye al hombre a través de la huella que dejó en su entorno. Conoció a innumerables personalidades a lo largo de su vida, y los que lo acompañaron al final de sus días. Intentaron acercarse al cariz psicoanalítico esgrimido por los tortuosos años que pasó en la cárcel, por “graves indecencias”.

 

Significativos tonos para imprimir el dibujo.

El desprecio, las burlas, el desdén del mundo. Es la condena que nunca acaba de cumplirse. Pasan años y años, y detrás de mi, va la risa insultante e implacable de las gentes.

 

La versión original de Javier de Isusi, enfrenta el mundo prístino y frustrado de Oscar Wilde, admirado desde los siete años cuando le regalaron un libro de cuentos. Descubre a los once, otra cara del autor, con la película, El retrato de Dorian Grey. Profundiza en el poema escrito durante su exilio en Berneval. «La balada de la carcel» y con la carta «De Profundis» donde manifiesta un punto de inflexión a un Oscar con muchas caras. Una historia encajada con plena libertad de Alusi, precedido del personaje excedido.

 

Marcado por la cantidad de sentimientos desbordados, depositados, reposados y fermentados en este tomo, Javier de Isusi rinde un homenaje a toda su obra mediante citas y referencias textuales con el suficiente encanto y personalidad. Se trasluce no sólo la enorme labor de compilación tras el álbum, sino el amor por el autor y su legado. Es la pasión lo que marca un proyecto enormemente personal y que desborda talento por los cuatro costados. Profundamente documentado, en los últimos tres años…marcados por la melancolía, decadencia e indigencia. Un período del que el dramaturgo jamás pudo sobreponerse, y que desembocó en su temprano y trágico final. Todo ello, rindiendo homenaje desde un ángulo histriónico que justifica el aura.

 

La narrativa y acuarela se completa acuñando su huella identitaria en su propia persona, y en todo lo que le rodeaba. En el cómo lo creaba, con el fino bisturí de la palabra.

 

Viñeta de la obra
¿ACASO PUEDE UN LIBRO APROXIMARSE A UN HOMBRE, O SERÁ QUE NUNCA PODRÁ HABLAR MÁS QUE DE SU MÁSCARA?

Yo no tengo religión. La fe que otros tienen en lo invisible yo la tengo en lo que puedo ver y tocar

Oscar Wilde

 

Su enfatizado ingenio se muestra a través de sus amigos, en cada uno de ellos, a su manera. Y a lo largo de las obras que nunca serán amarillas, incompletas u olvidadas. Como portavoz del esteticismo y recordado por sus brillantes conversaciones Isusi nos muestra el eco de una figura desgastada capaz de garantizar el individualismo del ser. Cuidando el detalle de sus dibujos en tonos sepia, caricaturas grotescas con rasgos exagerados como exagerada, fue la vida del artista, o la huella que nos ha quedado de él, mostrando escenarios acomodados en el justo tono de la belleza.

 

En un principio serían 250 páginas con texto nutrido de citas y frases brillantes del propio autor, que cuestiona a lo largo de las páginas si existe una dicotomía filosófico-artista y literaria.

Al acabar la lectura, valoré la particular forma de ver e interpretar el mundo a través del personaje. Y me hacia esta pregunta… ¿Puede parecer esta, una sociedad estancada en la post-verdad?… ¿Es acaso una sociedad con máscaras?…

 

La prestada atención recae en la propia parodia de él mismo. Ocultándose en otro nombre y sirviendo de lienzo para conformar al artista empastado en el genio.

 

Astiberri acredita 376 páginas en cartoné. Estamos ante un cómic muy por encima de la media. Una obra imprescindible, ilustrada de manera cómplice con un guión muy documentado. Una novela gráfica a tener en cuenta, con todo un lujo de detalles y viñetas que te atraparán cada vez más, a medida que avanzas. La obra se mantiene fiel al espíritu y la visión de Wilde, nos ayuda a entenderlo mejor con una habilidad preponderante al elegir, los dibujos, diálogos, objetos, poses, personajes, escenarios, etc.

 

El tiempo le demostró a Oscar que fue su mejor antólogo, pervive como genio de la literatura.

 

 

 

 

 

 

 

 


También pueden interesarle…

NIETZSCHE Crea tu libertad. Onfray – Le Roy – Reseña

La gente honrada,  

   Blue note    

   Matar a un ruiseñor

  Manicomio. Una historia real 

¡Kota, ven! Takashi Murakami- Reseña Cómic


 

Salir de la versión móvil