Séptimo & Noveno Arte

Giuliano Gemma: Una tierra, una espada y una pistola de Belén Mateos Járrega.

iuliano Gemma: Una tierra, una espada y una pistola reseña

Giuliano Gemma: Una tierra, una espada y una pistola de Belén Mateos Járrega. Línea Paraíso Perdido. Dilatando Mentes Editorial. 2019. Introducción de Carlos Aguilar. Prólogo de Assumpta Serna. Epílogo de Vera Gemma.

“Sé que a mi madre le habría gustado este libro, incluso se hubiera implicado, como cuando llamó a revistas españolas para decir que esperaba ver en sus ejemplares un reportaje sobre Giuliano Gemma cuando éste falleció (…). Y es que en mi familia (…) hemos tenido siempre mucho cariño al actor italiano que nos cautivó a través de la pantalla.”

                                                  De Agradecimientos, por Belén Mateos Járrega.
Belén Mateos Járrega (Castelló, 1978), licenciada en Filología hispánica por la Universitat de València, se dedica a la docencia en las materias de Lengua castellana y Literatura en el IES Número 1 de Xavia, Alacant. Apasionada del cine y la cultura italianas, gestiona la única página web en castellano dedicada al actor Giuliano Gemma: “Por techo un cielo de estrellas“, cuyo enunciado alude explícitamente al de la película “E per tetto un cielo di stelle”, en España, Por techo, las estrellas (Giulio Petroni, 1968), título más conciso pero con menos encanto.
Giuliano Gemma (1938-2013)

Giuliano Gemma: Una tierra, una espada y una pistola es el primer libro de su autora y un gesto de admiración hacia la figura del intérprete/atleta “cara de ángel”.

Cómo reza la contraportada, “recoge la carrera hispánica del actor italiano a través de sus películas rodadas en España o con españoles durante cuarenta años y los testimonios de los que trabajaron con él o lo conocieron, algunos en verdad emotivos“.
La emotividad fluye en las entrevistas que se disponen de manera ordenada, precisa, entre el análisis devoto del aporte de Gemma a cada filme y las pinceladas biográficas que suman rigor historiográfico a su detallado estudio del medio y la época en los cuales laboró el actor (nunca divo), quien granjeaba cariño, respeto y admiración allá donde fuese.
Entre los testimonios que nos hablan del tan querido profesional, encontramos los nombres de su hija Vera (tal vez el aporte más sentido), el crítico Carlos Aguilar (autor de “Giuliano Gemma: El factor Romano”, Diputación de Almería 2003), las actrices Assumpta Serna, Elisa Montés, Nieves Navarro… Los actores/especialistas Álvaro de Luna, Sal Borgese, Nazzareno Zamperla… El director Giulio Petroni. Etc, etc…
Gemma, doble especialista para las escenas de acción que raramente fue doblado cuando se hizo intérprete, destaca como actor incursionando en el péplum, género donde -de la mano de su futuro amigo, el guionista metido a realizador Duccio Tessari– obtiene su primer papel protagónico: Criós, ágil a la par que astuto titán rubio de Los titanes (Arrivano i titani, 1961), antítesis del “gigante buono”. Pese al éxito de la encarnación pero tal vez por su alejamiento del modelo hipertrófico imperante, sus siguientes personajes para el épico italiano serán co-protagonistas como el de Los tres invencibles (Maciste, l’eroe piu grande del mondo, Michelle Lupo, 1963), acompañando al culturista norteamericano de ascendencia italiana Mark Forest y a Mimmo Palmara.

La consagración viene con la moda del spaghetti-western.

 

Películas originales como Una pistola para Ringo (Una pistola per Ringo, 1965) o El retorno de Ringo (Il ritorno di Ringo, 1965), las dos de Tessari, le permiten asentarse en el sub-género con estatus de estrella; ambas ofrecen al espectador una alternativa más cercana, sensible, a los amorales antihéroes de Leone.
A ellas se suman célebres títulos como Los largos días de la venganza (I lunghi giorni della vendetta, Stan Vance, 1966) o El día de la ira (I giorni dell’ira, Tonino Valerii), entre muchos otros. También encabeza el reparto de la divertidísima parodia “bondiana” Kiss Kiss Bang Bang (Id., Tessari, 1966).
Giuliano Gemma
Con la decadencia del euro-western, Gemma empieza diversificar su trabajo, recabando también en la televisión, sin renunciar jamás a las cabalgadas o los duelos del Oeste; por ejemplo, en un fallido nuevo intento de Tessari, Tex y el señor de los abismos (Tex e il signore degli abissi, 1985) para RAI.
Nombres como José María Sánchez Álvaro, Gerardo Herrero o Vicente Aranda se añaden a la nómina de realizadores que lo incluyen en sus repartos.
El ensayo transmite con facilidad el afecto sincero que Mateos Járrega profesa hacia Gemma (a quien pudo conocer en 2011) haciéndonos participes de la singladura profesional y humana de este artista irrepetible. Su prosa, sencilla, entregada, se encadena con agilidad, tornando deliciosa la lectura del libro.

Completa el volumen, profusamente ilustrado, un detallado índice filmográfico y bibliográfico.

 

Salir de la versión móvil